Una anaconda de goma para generar energía mareomotriz

Se encuentra usted aquí


Dentro de las energías renovables, una de las que ha pasado la prueba del tiempo es la energía mareomotriz (energía a partir de las olas marinas). A pesar de su utilidad y de haber servido para propósitos de toda índole, este tipo de energía requiere una alta eficiencia infraestructural para poder extraer la energía de forma óptima.

Es este el punto débil de la energía mareomotriz: la ingeniería. Sin embargo, un desarrollo llevado a cabo recientemente por la empresa del Reino Unido Chekmate, promete abrir nuevas puertas a la tecnología vinculada a este tipo de recurso energético.

Se trata de una suerte de anaconda marina que está compuesta de goma y que se coloca en la superficie marina para generar energía a partir de las olas del mar. La maquinaria funciona cual arteria humana, haciendo circular la masa líquida a lo largo de su interior hasta alcanzar una turbina posicionada en su cola, la cual es la encargada de generar la energía final.

A pesar de su costo, se trata de una tecnología extraordinariamente simple para generar energía. En contraposición a los complejos mecanismos utilizados actualmente, la anaconda marina gana no sólo en sencillez, sino que también en resistencia, pues al estar compuesta de goma no es tan vulnerable al medio marino y está diseñada para tener larga duración temporal.

Actualmente esta máquina está funcionando en calidad de prototipo. Mide nueve metros y funciona de forma óptima, y sus desarrolladores afirman que pueden construirse anacondas marinas de hasta doscientos metros si la demanda así lo requiere.

Categorias:

anteriorCómo peinar el flequillosiguienteTuvalu 100% solar hacia el 2020