¿Cómo plantar semillas?

Se encuentra usted aquí



En tiempos de crisis el dinero no abunda. Uno intenta recortar los gastos, y gastar solo en lo verdaderamente necesario, ¿verdad? Pero claro, si justo estabas por crear tu jardín seguramente estés pensando en que no es un buen momento.

Pero eso no es tan así. Plantar semillas y cultivar desde cero tus plantas y flores resulta mucho más barato que comprar las plantas previamente cultivadas en un vivero. Claro que pueden resultar más atractivas por que ya podemos ver desde el principio como son, pero si quieres ahorrar no son la mejor solución.

Sembrar semillas es más simple de lo que parece y lo cierto es que será mucho más meritorio si lo haces tú. En primer lugar recuerda que la época de siembra más común es la primavera y el verano, pero esto en realidad dependerá del tipo de planta. Esto deberás corroborarlo al comprar las semillas.
Lo primero que debes hacer es buscar una maceta adecuada. Claro que más allá del diseño debe tener un agujero que permita drenar el agua, y por otro lado, el tamaño deberá ser coherente con el tamaño de lo que serán las plantas que nacerán de las semillas plantadas. Una de las ventajas de sembrar las semillas es que solo precisan tierra con una sencilla mezcla estéril. Las semillas no precisan de muchos nutrientes por lo que se pueden dejar en la superficie o cubrirlas ligeramente.

El agua y la humedad
son fundamentales para la germinación, así como temperaturas elevadas por encima de los 20ºC. Luego que broten soportarán temperaturas más bajas. Cuando ya tenga brotes asegúrate de eliminar los que no quieres para que crezca mejor y luego sea más fácil transplantarla en tu jardín.

Lo que puede molestar más es la espera de los brotes, pero te puedo asegurar que cuando veas la primer flor todo esa espera pasará a un segundo plano. Además, no solo es importante lo que se ahorra sino que la nueva tarea de cuidar tus plantas es genial para relajarse.

Categorias:

anteriorBusca el estilo irresistible con GivenchysiguienteUso de fertilizantes