Cómo plantar y cosechar nuestras propias lentejas

Se encuentra usted aquí


Las lentejas son un alimento que se consume en unos países más que en otros. Si no acostumbras comerlas, deberías. Tienen un alto contenido de proteína, fibra, aminoácidos y ácido fólico. Este es un cultivo que si bien requiere un poco de más trabajo vale la pena intentarlo pues es ideal si quieres hacer algún cultivo orgánico y sin tener que usar herbicidas.

Necesitaras espacio suficiente para que puedas tener un rendimiento de grano suficiente. Lo bueno de este cultivo es que a pesar de necesitar más área para cultivar es muy resistente a las plagas, lo cual nos ahorrará un montón de trabajo.

Revisa el área que tienes prevista para cultivar tus lentejas, no tiene que ser un suelo de primera calidad, solo debe tener un buen drenaje. Los suelos arenosos suelen ser los mejores; luego prepara la tierra poniéndole el fertilizante de tu preferencia, (puede ser compost). Seria recomendable que obtuvieras un análisis del suelo para saber que nutrientes necesitara esa tierra. Las lentejas necesitan fósforo para ayudar con la fijación de nitrógeno, entonces lo ideal es que haya fósforo en una proporción de 15 a 30 ppm y un nivel de potasio de 90 a 120 ppm. Luego debes ajustar el PH del suelo a 7,0. La preparación del terreno se puede hacer en otoño o invierno y se siembra a comienzos de la primavera.

¿Cuál tipo de lenteja es mejor? Hay tantas variedades. Anaranjadas, marrones, verdes, amarillas, todas son igual de sabrosas y con la misma cantidad de proteínas y nutrientes. Busca las semillas libres de enfermedades, que no tengan manchas ni agujeros.

El día de la siembra utiliza semillas con el rizoma algo desarrollado. Esto se logra poniendo las semillas a germinar al menos unas 24 horas antes de sembrar. Esto es importante para que las plantitas fijen su propio nitrógeno y las ayude a desarrollar nudos fuertes. Durante este periodo protege a las semillas de los vientos muy fuertes o del calor extremo. Es mejor plantar a principios de primavera a 1 y ½ pulgadas de profundidad en hileras con unas 6 a 7 pulgadas de distancia entre ellas, este cultivo no atrae enfermedades pero durante esta primera etapa es necesario controlar las malas hierbas.

Las plantitas deberán crecer sin problemas y desarrollarán unas vainas dentro de las cuales están nuestras lentejas. Las primeras semillas se cosecharán de las vainas inferiores, sabrás que ya están listas porque suenan como una sonaja. Luego cuando maduren las vainas superiores de la planta se podrán cosechar el resto de las semillas. Otra señal de que ya es el momento de cosechar es que la planta se torna de un color amarillo claro y tostado. ¿Como separar las vainas de las semillas? Hay muchas formas una es extender una lona en el suelo y poner un montón de vainas secas, luego cubrir todo con la misma lona y con los pies descalzos pisarlas para quebrar la vaina, los niños estarán encantados de ayudar con esto. Luego retiras la cubierta y con paciencia separas las semillas.

Recuerda que después de 4 cosechas exitosas de lentejas es recomendable rotar el cultivo. Sólo debes evitar sembrar en el mismo terreno de tus lentejas canola, soja, girasol, remolacha o patata, esto es para evitar traer enfermedades a esa área, pues esas especies no son ni la mitad de resistentes a las enfermedades que las lentejas.

Categorias:

anteriorDiseño de jardines pequeñossiguienteCómo plantar celosías