Bolsos tejidos en crochet

Se encuentra usted aquí


Los bolsos de cuero son elegantes y sofisticados; los de símil cuero, económicos; los de tela o lona, livianos y fáciles de limpiar; pero los bolsos tejidos en crochet tienen un encanto que nunca pasa de moda.

Con reminiscencias folk, estos accesorios dotan de una gracia particular a quienes los usan. Y esto se debe a que los bolsos de crochet son coloridos, informales y sobre todo, son artículos artesanales. Quien los posea debe saber que se trata de una pieza única e irrepetible.

Además de su originalidad y belleza, los bolsos tejidos en crochet son ideales para las mujeres que quieren tener a mano todas aquellas cosas que le resultarán útiles durante la jornada: maquillaje, cremas, perfumes, agendas, móviles, etc… porque, al no ser rígidos, se adaptan perfectamente al contenido, sin deformarse ni dañarse. Para que resulten óptimos, deben tener manijas reforzadas y estar forrados en su interior para impedir que los objetos que resguardan puedan escaparse por las aberturas del tejido.

Diseños para todos los gustos

A la hora de comprar (o fabricar) bolsos de crochet, se puede optar por varios modelos: el morral —inspirado en los bolsos que usaban los cazadores, los cuales tienen un largo lazo que permite llevarlo cruzado— y la cartera —con tiras largas o cortas, o manijas de caña o madera—. También se pueden personalizar con hebillas y botones de coco o madera para mantener cerrada la solapa. Otra posibilidad es utilizar flores, también tejidas al crochet, pegadas en el exterior del bolso para darle un toque especial.

Por ser alegres, informales y adaptables a todos los usos, los estos bolsos seguirán formando parte de los guardarropas de todas las mujeres.

Categorias:

anteriorCómo acelerar Windows VistasiguienteMateriales básicos para la costura