Cómo se hace el punto garbanzo

Se encuentra usted aquí


A la hora de escoger el tipo de técnica más adecuada para tejer, es bueno saber que existen numerosos y variados estilos de puntos, los que, además de quedar muy bien, son muy fáciles de hacer.

Uno de ellos es el punto garbanzo, que es muy apropiado para confeccionar chales, sacos o blusas y es realmente muy sencillo. El punto garbanzo se logra realizando tres veces un mismo punto, durante cuatro pasadas, lo que genera una sensación en la textura del tejido, de pequeños pompones o bultos.

Las agujas que se deben utilizar para tejer con punto garbanzo son del tamaño de la lana elegida. En la primera vuelta hay que realizar, cuatro veces, todos los puntos al revés. En la segunda vuelta, y en adelante, las que son pares, se debe hacer tres veces el mismo punto, pero en este caso, será uno al derecho, uno al revés y el otro al derecho nuevamente.

Luego de este procedimiento, se tomarán los siguientes tres puntos para tejerlos al revés. Así, hasta terminar la fila de cinco y luego retomar el tejido haciendo los puntos al revés. En la cuarta fila de puntos, se tiene que invertir las reducciones y aumentos que se hicieron en la segunda fila, lo que equivale a tejer tres puntos al revés y luego, en tres ocasiones, un punto al derecho, uno al revés y otro al derecho nuevamente.

Este procedimiento se repetirá hasta terminar la hilera. Aunque parezca complejo, el punto garbanzo es muy sencillo, sólo hay que seguir las instrucciones y practicar hasta que salga correctamente.

Categorias:

anteriorDiademas en crochetsiguienteCómo hacer un telar