Ácaros en perros

Se encuentra usted aquí


Cuando un perro tiene ácaros, lo más probable es que sufra de sarna. Se trata de una infestación parasitaria de la piel producida por dicho parásito. El ácaro que provoca la sarna es microscópico (razón por la cual no puede ser visto a simple vista). Sin embargo, hay otras formas para darse cuenta de que un perro tiene ácaros, y las más evidentes se relacionan con lesiones en la piel e intensa picazón. Es por esto que, si notas que tu perro se rasca incansablemente y tiene la piel dañada, no dudes en llevarlo al veterinario de forma urgente porque probablemente tenga sarna.

Es fundamental tener en cuenta que existen tres tipos de ácaros, los cuales provocan tres clases de sarna distintas. Estamos hablando de la sarna roja (sarcóptica), la sarna gris (demodéctica) y la sarna ótica (otodéctica). A continuación, ofreceremos una pequeña descripción de cada una de ellas:

Sarna Sarcóptica: Es producida por el ácaro de nombre sarcoptes scabiei. A pesar de que es más común en los perros, también puede darse en gatos e incluso en hombres. Los síntomas son intensa picazón, piel inflamada, infecciones (costras, pus y escamas) y caída de pelo. El tratamiento dependerá de la raza del perro, pero consiste en el uso de ivermectinas inyectables u orales.

Sarna Demodéctica: Es provocada por el ácaro demodex canis, y afecta las capas profundas de la piel. Afecta por lo general a cachorros, pero también puede estar presente en perros adultos. Los síntomas son picazón, lesiones en la piel, infecciones y descenso de la inmunidad del animal (lo que puede producir parásitos internos, desnutrición y otras enfermedades). Es fundamental llevar a cabo un tratamiento, porque si la sarna se extiende en todo el cuerpo puede llevar a la muerte del perro.

Sarna Ótica: Es producida por ácaros auriculares, afecta tanto a perros como a gatos. Provocan irritación profunda en el conducto auditivo. El tratamiento consiste en una limpieza delicada del canal auditivo con soluciones antisépticas.

Categorias:

anteriorCómo mejorar la digestiónsiguienteVacunas para gatos