Se encuentra usted aquí

La dieta hiposódica estricta


Como sabrán un exceso de sal en la alimentación puede elevar la presión arterial y podemos poner en serio peligro nuestra salud, en especial el motor de nuestro cuerpo: el corazón. Para lo cual la dieta hiposódica tendrá que ser clasificada y el consumo de sodio regulado, pues su ingesta es básica para el organismo en la medida correcta, que no debe ser mayor a tres miligramos por día.

El sodio genera una mayor retención de líquidos y por consiguiente aumenta la tensión arterial y no colabora con la dieta hiposódica que deseamos establecer.

Bases para una estricta dieta

Sabiendo todo esto referente a la dieta hiposódica, el primer paso que deberemos tomar para prevenir la hipertensión con la alimentación será vigilar la ingesta de sal, la cual utilizamos en muchos alimentos y además deberemos vigilar los productos envasados que contienen sodio como aditivo oculto.

Un ejemplo de estos productos serían los alimentos desecados con sal, como son: el bacalao o la carne ahumada, los productos envasados concentrados como la sopa o las salsas y condimentos como el kétchup o salsa de tomate y las mayonesas empaquetados.

Hay una gran cantidad de combinaciones que se pueden realizar con una dieta baja en sodio que ayudará a mantenernos sanos y regularán la hipertensión en el caso de padecerla. Los alimentos bajos en sodio como las verduras, las legumbres, los frutos secos o las frutas son ideales para realizar una dieta hiposódica.

Si tienes algún problema de hipertensión, es necesario que hagas una dieta baja en sal para mantener tu salud. Para lo cual la dieta hiposódica estricta consiste en solo consumir entre 500 a 1000 mg de sodio por día.

Dieta hiposódica en la sociedad

Como se menciono anteriormente, para el correcto desempeño de la dieta hiposódica estricta, es necesario leer las etiquetas de los productos, en donde al reverso de cada producto podremos verificar la información nutricional y cantidades de sodio, debemos revisar con detenimiento el detalle de las proteínas y grasas que posee cada producto y el contenido de minerales.