La crisis hipotecaria y sus consecuencias a nivel de los hogares

Se encuentra usted aquí


Muchas veces, por más que intentemos mantenernos al tanto de lo que sucede en el mundo, el fraccionamiento de la información nos lleva a quedarnos con una visión tan específica de ciertos fenómenos que no alcanzamos a comprenderlos en su globalidad.

Así sucede con la crisis hipotecaria de los Estados Unidos. Mucha es la información que hemos manejado hasta al momento, haciendo difícil nuclear todos esos datos en una visión global. Me parece interesante sintetiza, a la luz de esos datos, un tema clave para la comprensión de las consecuencias sociales del fenómeno.

Hoy podemos hablar de una fuerte repercusión de la crisis hipotecaria en el nivel de gasto de los hogares, en una caída del poder de compra que es, en definitiva, el mal más temido por los analistas para el futuro de la economía estadounidense.

No me canso de repetir que el motor de la economía estadounidense es, sin lugar a dudas, el consumo interno. El gasto de los estadounidenses genera aproximadamente el 70% del Producto Bruto Interno de esta potencia. Una caída del consumo como la que experimenta a raíz de la crisis hipotecaria es un claro motivo de preocupación para autoridades e inversionistas.

Los datos de la Asociación de Bancos Hipotecarios de Estados Unidos son verdaderamente alarmantes. En el último trimestre del 2007, más de un 2% de las hipotecas se encontraban en proceso de ejecución. Comparando ese dato con el 1,19% de finales de 2006, nos damos cuenta de que la situación ha empeorado de forma ostensible.

Si a esto le sumamos la pérdida de valor que han tenido las propiedades inmobiliarias que alcanzó casi un 9% en el cuarto trimestre de 2007, respecto al mismo período del año anterior; una caída del patrimonio inmobiliario de los hogares, que alcanza a un 47,6% del valor de mercado de las viviendas; un nivel de precios que aumenta diariamente, encabezado por los combustibles y alimentos; y la destrucción de decenas de miles de trabajos; comprenderemos por qué la riqueza de los hogares ha alcanzado su nivel mínimo en cinco años.

La amenaza de recesión suena cada vez con más fuerza. Especialistas de renombre vaticinan un duro desenlace para esta crisis que ya afecta a todos los mercados de la economía estadounidense y en mayor o menor medida, a todos los países del mundo.

Vía | Negocios - Gaceta

Categorias: