Árnica: un remedio natural

Se encuentra usted aquí


La Árnica es un remedio natural que debes conocer, es una planta que generalmente crece en zonas montañosas y sus flores, que poseen un intenso color amarillo, se comienzan a ver en el verano. Su nombre significa piel de cordero y se debe a que las hojas son suaves y peludas.

La árnica es muy utilizada para tratar una gran variedad de traumatismos y evitar que aparezcan los chichones, se debe colocar en caso de golpes, esguinces, fracturas, caídas, luxaciones y en todos los casos actúa de buena manera.

Es muy recomendable en caso de menstruaciones adelantadas, forúnculos cutáneos, acné, eczema de color azulado, problemas en las cuerdas vocales, laringitis, faringitis, disfonía, afonía, apendicitis y fatiga crónica.

Pero esta planta también es muy utilizada antes, durante y después de una intervención quirúrgica, odontológica y hasta en trabajo de parto. En caso de enfermedades vasculares, de plaquetas y otras enfermedades que generen hemorragias; en accidentes cerebro-vasculares y en cardiopatías. En casos de gripe también la árnica resulta muy efectiva, y también anorexia nerviosa o pos-traumática.

Si deseas preparar una tintura de árnica necesitarás 20 gramos de flores de árnica y 100 gramos de alcohol de 60 grados. La elaboras macerando durante diez días las flores de árnica en alcohol, y posteriormente debes filtrarlo. Se pueden consumir 30 gotas de esta tintura por día en un vaso de agua. También puedes utilizar esta tintura para uso externo con resultados excelentes.