Usos del olmo escocés

Se encuentra usted aquí


El olmo escocés era utilizado en la antigüedad para la radiestesia, los conocedores utilizaban sus ramas para intentar encontrar depósitos de agua debajo de la tierra, y por ese uso muchas veces se le vinculo a la brujería; pero nada más alejado de la realidad, pues esta planta posee propiedades que la hacen ideal para el tratamiento de diversas dolencias.

Todas las partes de esta planta contienen taninos, lo que le da una propiedad astringente útil para casos de piel oleosa y reducir la inflamación. Asimismo, contiene flavonoides, que potencian su propiedad calmante y anti-inflamatoria.

Los preparados médicos suelen tener algún grado de esta planta, pues suele utilizarse en forma de loción para tratar las hemorroides, prolapso uterino, inflamaciones y otras lesiones de las venas y la piel.

El agua de olmo escocés es excelente para disminuir las inflamaciones de garganta, solamente debes hacer gárgaras con una infusión de esta planta, a la que le puedes agregar otros elementos como mirra o clavo. Esta misma preparación sirve para realizar un masaje en las encías inflamadas (sobre todo en los bebés en período de dentición), pues ayuda a calmar el dolor y la inflamación.

Para la otitis se recomienda una preparación que incluye té de olmo escocés y caléndula, se empapa un hisopo y se limpia suavemente el oído con este preparado.

Para mejorar las lesiones o heridas causadas por golpes, debes mezclar olmo escocés con alcohol y árnica, y se masajea la zona afectada. De igual modo, puede detener la hemorragia en una herida abierta, si es colocado con una gasa sobre la herida limpia.

Para los problemas intestinales debes consumir un té realizado con olmo escocés, manzanilla, menta y tomillo en partes iguales.

anteriorFlor de Loto SignificadosiguienteRemedios para la osteoporosis