Té Verde

Se encuentra usted aquí


Es la misma planta de té negro (Camellia sinensis), pero la diferencia esta en el proceso de producción en donde no se fermentan las hojas, si no que se secan al vapor o por calentamiento obteniendo una mínima oxidación por lo que conservan sus ingredientes activos.

El Té Verde tiene gran cantidad de fluoruro el cual puede ayudar a fortalecer huesos y dientes. Se ha comprobado que tiene potencial para la lucha contra el cáncer de piel, estómago, esófago y colon, así como para regular el azúcar en sangre y los niveles de insulina.

Alivia las jaquecas, depura los riñones (es beneficioso para los cálculos), facilita la respiración, soluciona los problemas digestivos y nerviosos, cura la falta de apetito, refuerza la memoria y disminuye la fatiga. Es diurético, favorece la circulación, estimula el sistema inmunológico y la eliminación de grasas, y se aplican bolsas de té frío sobre los ojos en casos de conjuntivitis.

Dependiendo del lugar de origen y las condiciones climáticas existen diferentes variedades de té verde; cada una con distinto olor, sabor y color. Ellas son: Lung Ching (la más conocida), Bancha, Gunpowdwer, Pi Lo Chun, Gyokuro, Matcha, Sencha.

anteriorTérminos de UsosiguienteAloe Vera y la caída del cabello o alopecia