Valeriana

Se encuentra usted aquí


FAMILIA: Valerianáceas. Valeriana Ceratophylla Valeriana officinalis L. Otros nombres: valeriana menor, hierba de los gatos, raíz del gato, valreana, brizos, velar beidenkatu, pufabelarr, nardo selvatico, amantilla.


La valeriana es una planta herbácea, perenne y tuberosa de la familia de las valerianáceas.
Su sabor es ligeramente dulzón y amargo, con un olor característico. Su tallo es recto, erguido, hueco y algo velloso y suele medir entre medio metro y dos metros. Sus hojas son partidas en hojuelas puntiagudas tiene frutos secos de color pardo. Sus flores son de color rosado suave o blancas, pequeñas y de olor fragante, agrupandose en cimas umbeliformes aparecen desde el comienzo del verano hasta su final. La raiz es aromática especialmente cuando está fresca, al desecarse aparece un olor fétido que atrae poderosamente a los gatos, de ahí su nombre “hierba de los gatos”. Su distribución es prácticamente universal, se puede encontrar en forma silvestre en los prados, márgenes de los ríos, bosques húmedos aunque también se cultiva. Sus numerosas variedades se diferencian por el color de las flores, pero todas tienen el mismo efecto.

La primavera o el otoño son las mejores épocas para su recolección. Se desenterrierran, se limpian bien las raíces, se cepillan para quitar los pelos radiculares y luego se cuelgan a la sombra. Cuando empiecen a secarse reconoceremos el típico olor de las raices.

Esta planta ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales, por sus conocidas propiedades para tratar las afecciones del sistema nervioso. Sus usos típicos son como sedante, miorrelajante, soporífero, tranquilizante, anticonvulsiva, ansiolitica, calmante, tónico, antiespasmódica e hipnótica.

Utilizada en casos de:

  • Estados de hiperexcitabilidad, insomnio, ansiedad, depresión, estrés, vértigos, asma nerviosa, histeria, espasmos, palpitaciones causadas por estados de ansiedad.
  • Agotamiento intelectual, agotamiento nervioso, irritabilidad, migrañas y jaquecas (cefaleas tensionales o migrañosas)
  • Trastornos cardíacos o digestivos de origen nervioso, (taquicardia, espasmos intestinales, gastritis nerviosa, vómitos nerviosos )
  • Dismenorrea, síndrome doloroso premenstrual


Se dice que esta planta es la más importante de todas las que poseen propiedades sedantes del sistema nervioso, de los órganos digestivos y de otros que son regulados por el sistema neurovegetativo. Esto la hace valiosa en el tratamiento de los dolores de cabeza, desórdenes nerviosos del corazón, insomnio, etc .

Preparados Tradicionales
Para preparar té o tizana, se pone a calentar la cantidad de agua deseada, cuando esté muy caliente se retira del fuego y se le agregan de 10 a 30 gramos de raíz (seca o fresca) por cada litro de agua, se tapa la olla y se deja reposar de dos a tres minutos antes de tomarse. Es recomendable que utilice ollas de peltre, cerámica o vidrio, ya que el metal y el barro contienen elementos químicos que se conjugan con los componentes de las hierbas y pueden provocar reacciones de envenenamiento.

Para preparar una infusión de valeriana utilizamos 20 gr. de raíz machacada por litro de agua o 1 cucharadita de té por taza. Beber de 2 a 4 tazas al día.
La hierba verde, majada y aplicada sobre la cabeza, expulsa el dolor de ella.
Como sedante y para cobatir las jaquecas también, se suele preparar una taza de agua fría a la que se le añade 2 cucharaditas de raíz desmenuzada se deja macerar medio día se cuela y se endulza, y se toman 1 o 2 tazas al día .
Para el insomnio se puede utilizar el anterior preparado calentandolo y tomandolo una antes de acostarse y otra durante el día. Podemos preparar sino un tintura sedante y antiespasmódica añadiendo a 100 mililitros de alcohol de 70º , 25 gramos de raíz desmenuzada, la cual dejamos macerar durante 10 días. Tomar diez gotas 3 veces al día, si de desea endulzado con miel o azúcar.

En el caso de dolores se pueden aplicar compresas. Para prepararlas se hace una decocción de 50 gramos de raíz seca hervida en un litro de agua durante 10 minutos; después se empapa un paño de algodón y se aplica sobre la zona dolorida hasta que se enfríe. Otra forma para reconforntarnos y aliviar dolores es practicarnos fricciones. Para ello se aplica aceite esencial (1-2 gotas) diluido en alcohol de melisa (150 mililitros). Otra cosa muy recomendable es disfrutar de un baño relajante para ello se añade al agua caliente de la bañera de 1 a 2 litros de decocción filtrada de raíz de valeriana (un puñado por litro). El baño durará entre 15 y 20 minutos.
Otra preparación muy curiosa es el vino de valeriana. Para prepararlo añadimos a un litro de vino 200 gramos de rizoma machacado. Lo mantenemos durante dos semanas, removiendo la botella cada día. Podemos tomar de dos a tres tazas (tipo café) máximo cada día.

Precauciones
La valeriana no tiene que se conozcan efectos tóxicos aunque no se debe administrar a personas con ulcera gastroduodenal ni en tratamientos con anticoagulantes o hemostaticos. Esta contraindicada durante el primer trimestre del embarazo y a lactantes. Las personas que manejan o de utilizan maquinarias peligrosas deben tener especial cuidado con la dosis, ya que en grandes cantidades produce sueño. Prescribir en forma discontinua se recomiendan tratamientos de 8 a 10 dias, con intervalos de 2 a 3 semanas. Por último, no hay que olvidar que es el médico naturista quien debe determinar el tiempo que dure el tratamiento.

Composición:

Ésteres iridoides: valepotriatos o valtratos, baldrinal ·Aceite esencial: contiene entre un 0,5 y un 1,5%. Es bastante complejo conteniendo hidrocarburos monoterpénicos y sesquiterpénicos como el alfa pineno, fencheno, camfeno, beta pineno, limoneno, beta bisabolol, alfa curcumeno, valleno, y el criofielno. También encontramos cetonas, ácido hesperético también llamado isoferúlico, aldehídos, alcoholes y ésteres terpénicos como valeranona y valerenona, isovalerianato de bornilo y valerenal. El aceite esencial se encuantra en mayor concentración en las raíces secundarias que en la principal. · Alcaloides: se encuentran entre un 0,05 y un 0,1%. Caben destacar los siguientes: actinidina, isovaleramida, valerina, valerianina, chatinina, y pirril-alfa-metilcetona. Cuando esta seca se forma el ácido isovaleriánico que es el responsable de su característico olor. (mifarmacia.es)

anteriorTérminos de UsosiguienteAloe Vera y la caída del cabello o alopecia