Adornos para despedidas de soltera

Se encuentra usted aquí


Guirnaldas de flores, globos de diversas formas y colores, sombreros de gomaespuma o de fieltro, sombreros mariachis, pelucas de colores, máscaras de carnaval, disfraces, galletas, tartas y platos de estilo erótico con alusiones a órganos sexuales o posturas del Kamasutra, juguetes eróticos, muñecos hinchables, colchones de agua, luces de neón, bolas plateadas de discoteca al más puro estilo Saturday Night. Todo esto y mucho, mucho más, son elementos con los que podemos jugar para combinarlos creativamente en la decoración de la sala o casa donde vayamos a celebrar la despedida de soltera.

La variedad es casi infinita, pero no debemos dejarnos ofuscar o amedrentar por ella. Antes de organizar una despedida de soltera, hay que simplemente elegir una línea narrativa, un tema o hilo conductor que hilvane los demás elementos que conformarán la fiesta. No sólo a nivel de objetos, sino también de sorpresas, juegos y bromas destinadas a pasar una noche loca.

El tema, igual que en una obra teatral, será pues lo que dicte el aspecto definitivo de la fiesta. Si elegimos una despedida temática, basada en una ambientación tal o cual, habrá simplemente que recrear la atmósfera de esa época.

Por ejemplo, para una orgía romana, haremos que la decoración de la sala se base en arquitecturas clásicas, como columnas de cartón-piedra simulando mármol, y un vestuario de togas y túnicas (podemos improvisarlas con manteles o sábanas), y sandalias en lugar de zapatos; en lugar de sentarnos en butacas normales, lo mejor será hacerlo sobre poltronas alargadas como las de los triclinia ("comedores" ) romanos, y comer recostados con las manos, de grandes fuentes con vino, frutas y carnes asadas. Podríamos comprar o adquirir coronas de laureles para nuestras cabezas, y algunas arpas, liras y flautillas, incluso contratar a artistas para que las toquen como si fueran esclavos músicos. Y los strippers y gogos, en caso de que los haya, podrían hacer el striptease vestidos de masculinísimos centuriones o gladiadores.

Si queremos una cosa más desenfrenada y erótica, bastará con soltar algunos muñecos hinchables, disponer atrezzo de temática sexual (vayan a cualquier sex-shop para asesorarse: esposas, vibradores, cajas sorpresa,), o incitar a la novia a bailar disfrazada de gatita o conejita sexy, o con un corpiño estilo "dominatriz" sadomaso, rodeada de fornidos strippers semidesnudos y depilados, con movimientos sugerentes.

anteriorArreglos con globos para bodassiguiente