Mantener tu piel limpia

Se encuentra usted aquí



Por el contrario al resto de tus órganos (como tus pulmones, corazón, y cerebro), tu piel necesita un buen baño. Cuando laves tu piel, utiliza agua y un jabón muy suave. Y no olvides cubrir tus heridas o raspaduras con una gasa o una tirita que mantendrá las impurezas lejos de ellas y ayudará a prevenir infecciones. ¡Es simplemente una manera de ser cortés con la piel que te recubre!

Cada vez más, la piel sufre las consecuencias de actitudes de riesgo cotidianas, que además suelen verse incrementadas en la época estival. Dichas consecuencias, provocadas por una despreocupada exposición al sol, y el desconocimiento de los atractivos destinos exóticos, son los causantes de enfermedades y multitud de infecciones que pueden evitarse.

Al poner las manos en contacto con el agua, a veces, y también dependiendo del tipo de piel, es adecuado el uso de guantes. Sobre todo en el caso de tener que realizar algún tipo de tarea o trabajo que hagan que sus manos vayan a estar durante un tiempo prolongado en el agua. Son recomendables los guantes de jebe o plástico.

Use normalmente ropa de algodón, o prendas que incluyan también el algodón. La lana de animal y otros materiales sintéticos pueden causar irritación en la piel.

A la hora de la ducha son mejores los jabones suaves, así como también el empleo de poca cantidad de jabón. Mantener el agua a una temperatura tibia o poco caliente. Inmediatamente después de secarse es una opción aplicarse una crema humectante en su piel, le ayudará a mantener la humedad en su piel.

El uso de una crema humectante es también recomendable no solo tras tomar un baño o una ducha, sino todos los días, porque le ayudará a mantener una piel flexible y suave.
Es importante no rascarse la zona afectada por el eccema.
Evite pasar demasiada calor o sudar en exceso.
Aprenda a controlar la tensión en su vida, ya que el eccema que padezca puede empeorar. Existen una gran cantidad de técnicas para aplicar un mayor control a sus situaciones cotidianas.

Categorias:

anteriorMima tu pielsiguienteLos cosméticos naturales