La importancia de un perfume

Se encuentra usted aquí



La fragancia de un perfume se debe a que los aromas actúan más eficazmente como estímulo para la memoria humana. Por eso, la fragancia del perfume que usaba su primer amor, quedará permanentemente grabada en su cerebro, y con más fidelidad que otras vivencias importantes que confió a los ojos o al oído, y que ahora no puede recordar.
Los perfumes que Ud. detecta agudizan su capacidad de asociar unas cosas con otras de una manera poderosa. Esto se debe a que cuando uno piensa en perfume siempre le vienen a la mente cosas agradables y bellas, a no ser que alguien que usara uno en especial le haya causado daño o una mala impresión.
Gracias a ese poder que tienen los perfumes de que los asociemos con cosas agradables, cada vez hay más y más productos perfumados. Estos van desde pañuelos, a desodorantes, perfumadores del ambiente, de alfombras, para el automóvil.
El perfume llega a formar parte tan integral de la personalidad, que hasta podemos identificar a una persona por el perfume que usa, aunque cuando se nos acerque tengamos los ojos cerrados. Inclusive, muchos crímenes han podido resolverse porque el perfume que usaba ha servido para delatar al asesino.
El furor causado por el hallazgo de que el olor es un arma psicológica, ha llevado a que los comerciantes impregnen ciertos artículos con olores particulares, como los bolsos con piel de imitación de cuero, que huelen a cuero legítimo. O agregarle a rociadores y detergentes con olor a limón, debido a que casi todo el mundo asocia el limón con limpieza, frescura, y salud.

¿Por los ojos o por la nariz?
Aunque hemos oído hasta la saciedad eso de ¿que el amor entra por los ojos¿, Ahora parece ser que no, que ¿el amor entra por la nariz¿. Y no se extrañe tampoco de que sus reacciones sexuales dependan de ciertas fragancias, el aroma que desprende el cuerpo al hacer el amor varía de una persona a otra,
Esperamos que a partir de hoy cuando se mire al espejo le rinda toda la reverencia y respeto que merece ese inapreciable apéndice que llamamos nariz.
Para sacarle el máximo partido al perfume que usa, póngase un toque en las muñecas, para que de esa manera las manos lo esparzan al moverse. En el cuello, que es una zona particularmente sensible al perfume, donde el pulso es fuerte y donde el efecto del calor ayuda a propagarlo. En la parte interna del codo, donde adquiere un aroma muy personal.
Y por qué no, un toque entre los senos... puede tener un impacto definitivo a la hora de atraer a la persona amada. Si su piel es más bien seca, use el perfume en crema. Si grasosa, inclínese por el agua de colonia.
No mezcle distintas fragancias, pues el resultado puede ser desastroso. Guarde siempre el perfume en un sitio oscuro. Si vive en una región donde hay mucho frío, use un perfume más fuerte, Rocíese su perfume favorito con un atomizador cuando esté mojada y deje que se le seque en la piel. Así le perdurará más tiempo.

Categorias:

anteriorLas manchas de las manossiguienteLa alimentación y el ejercicio